El victimismo que debe desterrar el Madrid

El victimismo que debe desterrar el Real Madrid

Las declaraciones realizadas este jueves por Sergio Ramos sobre ‘El Clásico’ reflejan el victimismo que debe desterrar el Madrid . La Liga anunció ayer que el Camp Nou acogerá el partido entre el FC Barcelona y el Real Madrid el miércoles 18 de diciembre a las 20:00 h. En la jornada previa, los azulgrana jugarán el sábado 14 a las 16:00 h. mientras los blancos visitarán al Valencia el domingo 15 a las 21:00 h.

Las 29 horas de la discordia

Estas 29 horas de diferencia han generado un debate mediático al que se ha unido Ramos. “Al final, los únicos perjudicados aquí somos nosotros, porque es una pena que el partido no se jugase en la fecha que estaba establecida. No depende de nosotros, pero si los dos equipos jugásemos el mismo sábado, no hubiese habido ningún tipo de beneficio para uno u otro. Salimos perjudicados nosotros. Todavía hay margen para modificarlo… si no, iremos con la misma mentalidad y las mismas ganas”, ha declarado en rueda de prensa.

La distribución de los partidos en los días 14 y 15 son consecuencia de la anterior jornada de la Liga de Campeones. El Barça jugará el martes 10, mientras el Madrid lo hará el miércoles 11. Y esta disparidad se refleja en el calendario de la siguiente jornada de La Liga como sucede habitualmente.

El Real Madrid y su capitán, Sergio Ramos, deben estar muy por encima de este tipo de cuestiones accidentales. Si el partido de la Liga en Valencia se adelantara al sábado como reclama Ramos, el Madrid llegaría a Mestalla solo tres días después de disputar un encuentro crucial en la Champions y con 24 horas menos de descanso que los locales.

La dictadura de las televisiones

Por lo tanto, no existe una fórmula por la que el Real Madrid pueda enfrentarse a todos sus rivales con los mismos días de descanso. Esta es la realidad del fútbol profesional bajo la dictadura de las televisiones. Una dictadura aceptada por los clubes y que maximiza los beneficios económicos de todas las partes.

Otra prueba de esta realidad es el calendario de la Supercopa de España anunciado el pasado lunes. En este caso, el Real Madrid disputaría una hipotética final contra el FC Barcelona o el Atlético con un día más de descanso. Poco después de este anuncio, el club blanco contempla la otra cara de la moneda antes de ‘El Clásico’. Y el victimismo instaurado por Jose Mourinho respecto a cuestiones arbitrales o institucionales no debe tener continuidad tras una etapa triunfal. En los últimos años, el Madrid ha mostrado su liderazgo en Europa huyendo de las suspicacias. Y así debe seguir.