La incomprensible sumisión de la Liga a China

El Real Madrid ha derrotado al RCD Espanyol (2-0) en el estadio Santiago Bernabéu. Es un día más de la incomprensible sumisión de la Liga a China. Desde hace unos años, los horarios habituales de los jugadores y aficionados en los días de partido se adaptan a los del país asiático con el argumento de que éste decide en gran medida el crecimiento de la competición española. Pero a día de hoy, el sometimiento al horario de China obedece más a una inversión de futuro que a una realidad económica.

El Espanyol supera al Madrid y al Barça en China

Durante los últimos meses, el presidente de la Liga, Javier Tebas, ha reiterado que los partidos del RCD Espanyol son más vistos en China que los del Real Madrid y el FC Barcelona “con bastante diferencia”. La llegada del delantero chino Wu Lei al equipo blanquiazul ha dado lugar a esta realidad en el país asiático, donde el reloj tiene un adelanto de siete horas respecto a la península española.

Estados Unidos aporta más dinero que China a la Liga

Tebas admitió en septiembre, durante el Congreso Soccerex Europe celebrado en Lisboa, que los mercados de España y Estados Unidos (este último con 145 millones de euros) aportaban más ingresos a la Liga que China (100 millones).

Es evidente que los horarios de la Liga sometidos a China resultan muy perjudiciales en Estados Unidos, donde el reloj marca entre seis y nueve horas menos que la península española. Es decir, cuando el partido de hoy entre el Real Madrid y el Espanyol ha comenzado a las 13:00 en España, los seguidores de la Liga en Estados Unidos se encontraban entre las 4 y 7 de la mañana.

Los horarios del Real Madrid y el FC Barcelona

Todos estos factores colisionan con los partidos que el Real Madrid y el FC Barcelona juegan a las 13:00 y las 16:00, algo que sucede frecuentemente con los dos equipos más mediáticos de España. Son horarios antinaturales en nuestro país (especialmente para las televisiones), perjudiciales para los seguidores de Estados Unidos y solo favorecen a China, que es el tercer mercado de la Liga. Además, resulta que en el país asiático los partidos del Espanyol se ven más que los del Madrid y el Barça “con bastante diferencia” como admitió Tebas.

Por lo tanto, la frecuente sumisión de los horarios del Madrid y el Barça a China es difícilmente justificable a día de hoy sin entrar en otras cuestiones como el perjuicio que producen al fútbol modesto de España. Estados Unidos, pionero en cuestiones de ‘merchandising’ y generación de ingresos, organiza sus grandes eventos deportivos sin atender el horario de China, un país que le supera ampliamente en población. Porque si un partido ofrece espectáculo, sea a una hora u otra, la gente quiere verlo.