Sofia Kenin, campeona del Open de Australia 2020

Sofia Kenin, la nueva campeona que frena a Muguruza

Sofia Kenin impidió que Garbiñe Muguruza culminara su recuperación con el título de campeona del Open de Australia 2020. La tenista estadounidense, de 21 años, derrotó a la española por 4-6, 6-2 y 6-2.

Garbiñe Muguruza impuso su pegada en el primer set, pero la reacción de Sofia Kenin fue tan fulgurante como poco habitual en una tenista joven y sin experiencia en grandes partidos. Uno de los aspectos más destacables de la nueva estrella estadounidense es la fortaleza mental. Ashleigh Barty, número uno del mundo y referente del tenis australiano, ya sufrió la dureza de Kenin en semifinales cuando la norteamericana levantó dos puntos de set en cada parcial y ganó por 7-6 y 7-5.

En la final de hoy ante Muguruza, Kenin abandonó la comodidad del tenis conservador tras el primer set e impuso un ritmo de golpeo extremadamente agresivo e incluso diabólico. Un juego muy completo que recordaba estéticamente al de la ex tenista belga Justin Henin. No es frecuente que Garbiñe, muy cerca de su mejor nivel, se vea superada desde el fondo de la pista en una superficie rápida como la del Open de Australia.

El dinamismo y la versatilidad de Sofia Kenin convirtieron cada juego en un martirio para Muguruza. La española se aferró al partido y tuvo tres oportunidades de lograr un ‘break’ de ventaja en el set definitivo, pero entonces apareció la dureza competitiva de Kenin. En el polo opuesto se encontraba Garbiñe, que sucumbió con dobles faltas y errores no forzados en la fase crítica de la final.

El sueño de Sofia Kenin se hace realidad en el Open de Australia

«Solo quiero decir que mi sueño se ha hecho realidad oficialmente, ni siquiera puedo describir este sentimiento. Es muy emotivo, he trabajado muy duro y estoy muy agradecida de estar aquí. Los sueños se hacen realidad, así que si tienes uno, hazlo”.

“Estas dos últimas semanas han sido las mejores de mi vida. A mi padre, a todo el público, gracias por hacer esto posible. No puedo creer que estemos aquí hoy, trabajamos muy duro y estoy muy agradecida».

Sofia Kenin, campeona del Open de Australia 2020.

Garbiñe Muguruza, muy emocionada, contuvo las lágrimas

“Felicidades Sofía, jugaste un partido increíble y un torneo increíble. Te mereces el trofeo. Creo que te veremos en más finales como esta seguro. Tengo que dar las gracias a mi equipo, no estaría de vuelta sin ellos y estuvieron allá sufriendo conmigo hoy. Gracias por ayudarme a llegar a otra final de Grand Slam».

«Tengo que decir que es increíble jugar en este entorno. Esta pista trae energía, el público es lo que hace que esto sea especial».

Garbiñe Muguruza, dos victorias y dos derrotas en finales de Grand Slam

La tenista española no pudo conquistar el tercer torneo grande de su carrera, lo que la hubiera situado a un solo título de Arantxa Sánchez, quien ganó cuatro Grand Slam. Muguruza ganó las finales de Roland Garros 2016 (ante Serena Williams) y Wimbledon 2017 (ante Venus Williams). Anteriormente, perdió la final de Wimbledon 2015 frente a Serena.

Tras un año y medio de sombras, Garbiñe vuelve a la élite del tenis femenino. Con un ranking mejorado en la WTA (será la número 16 mundo la próxima semana), la jugadora española se encuentra en condiciones de volver a luchar por todos los títulos. Lo hará en un período de transición en el que Serena Williams agota su carrera y la número uno mundial, Ashleigh Barty, está lejos de ser una jugadora dominante en el circuito.

En este contexto opuesto al del tenis masculino, irrumpen de manera fulgurante tenistas jóvenes y capaces de ganar torneos de Grand Slam sin acusar vértigo. Naomi Osaka marcó esta tendencia hace poco más de un año. Bianca Andreescu, campeona del pasado US Open, y Sofia Kenin, nueva reina del Open de Australia, han sorprendido al mundo en los últimos meses. La actual atomización de la WTA crea un escenario muy abierto y desjerarquizado en el que jugadoras de hasta cuatro generaciones pueden cumplir su sueño como hizo hoy Kenin.