Rodrygo y Reinier, 75 millones de euros en el filial del Real Madrid.

Rodrygo, el nuevo ídolo con ADN raulista

Rodrygo ha irrumpido en el Real Madrid como un jugador capaz de marcar una época. En el pasado mercado de verano, Eden Hazard fue la estrella que el club puso en el escaparate. El belga tenía renombre a nivel mundial y satisfizo a quienes demandaban al menos un fichaje ‘galáctico’ tras una temporada nefasta. Pero mientras Hazard solo ha ofrecido pinceladas de su talento, el brasileño ha derribado la puerta del Bernabéu con 18 años. Rodrygo, el nuevo ídolo con ADN raulista, entusiasma con fundamento a la afición del Real Madrid.

Raúl y Rodrygo, dos prodigios espontáneos

Separados por 24 años de edad, Raúl y Rodrygo emergieron como líderes naturales de forma espontánea sin cumplir los plazos establecidos para los jovencísimos futbolistas del Madrid. Incluso, Raúl González brilló con la camiseta blanca unos meses antes de alcanzar la mayoría de edad.

La precocidad no es el único punto en común de los dos delanteros. La personalidad, la inteligencia con y sin balón, la capacidad de anticipación, el olfato de gol y el trabajo definen del mismo modo a Raúl y Rodrygo.

El delantero brasileño aterrizó en el Bernabéu como un futbolista hábil y rápido, pero escasamente relacionado con el gol por su trayectoria en el Santos. Sin embargo, el aprendizaje de Rodrygo en el Real Madrid está siendo vertiginoso. Se mueve en el área rival con la clarividencia de un rematador y es capaz de utilizar cualquier parte de su cuerpo para marcar gol.

Rodrygo es mucho más que un jugador de banda. Es un futbolista versátil y omnipresente gracias a su inteligencia táctica. Así nació la leyenda de Raúl, y 25 años después, el joven futbolista de Osasco replica esos pasos. “He cumplido el sueño de que el público coree mi nombre”, admitió anoche tras su brillante actuación ante el Galatasaray.

Rodrygo aún está conociéndose a sí mismo, pero expresa una madurez dentro y fuera del campo difícilmente quebrantable. Una cualidad que también sostuvo la exitosa carrera de Raúl en el Madrid.