Puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia

Puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia

El Tour de Francia 2020 transcurre bajo una constante amenaza

Puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia. La octava etapa entre Cazéres-sur-Garonne y Loudenvielle suponía la primera cita con la alta montaña. Fue un día triunfal para el francés Nan Peters, ganador de la etapa, pero la imprudencia de algunos aficionados en la carretera merece mayor atención por las graves consecuencias que puede acarrear. Porque la celebración íntegra del actual Tour de Francia estuvo, está y estará en peligro hasta que los ciclistas lleguen a la meta de la última etapa en París el 20 de septiembre.

Al margen de la evolución general de la pandemia del coronavirus en Francia, el Tour está muy condicionado por el protocolo establecido por la organización y las autoridades gubernamentales. Si dos miembros de un equipo (sean o no ciclistas) dan un resultado positivo en coronavirus un test PCR, todo el equipo quedará expulsado del Tour de Francia. Esta medida drástica tiene como objeto que la carrera pueda completarse en París.

Puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia
Imagen de la octava etapa del Tour de Francia 2020.

Puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia

Con este punto de partida, resultan lamentables algunas imágenes de la etapa de hoy que los telespectadores han podido observar. Especialmente, en los puertos de alta montaña, donde los ciclistas reducen su velocidad y circulan en fila, lo que facilita el acercamiento de los aficionados. Desgraciadamente, el drama de la pandemia del coronavirus no evita que algunos aficionados se aproximen a los ciclistas sin mascarilla y sin mantener la distancia necesaria.

Ponen en riesgo la salud de los corredores y el propio Tour de Francia. El protocolo hace que la carrera penda de un hilo. Si la caravana del Tour ya corre un riesgo por la propia competición, estas conductas de algunos aficionados son inaceptables. Las autoridades francesas y la organización deben tomar las medidas necesarias, incluso cortar los accesos a la carretera, para evitar que estas escenas se repitan en futuras etapas. No debe haber puertas abiertas al coronavirus en el Tour de Francia con un protocolo tan amenazante para los equipos y los corredores. Respeten a los ciclistas en la misma medida que les exigen cuidado a ellos.

¡No te pierdas ningún artículo! Sígueme en Google News haciendo ‘clic’ aquí.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial