La Copa ATP: una tendencia peligrosa para el tenis

La Copa ATP: una tendencia peligrosa para el tenis

La ATP ha anunciado hoy que repartirá 158,7 millones de dólares en premios durante la temporada 2020. Esta cifra supone un incremento del 13 por ciento respecto a 2019, pero gran parte de esta diferencia se debe a la irrupción de la Copa ATP que repartirá 15 millones de dólares.

La Copa ATP: una tendencia peligrosa para el tenis

Esta competición sustituye a la tradicional Copa Hopman mixta con más alicientes para los tenistas: puntos para el ranking (hasta 750 a nivel individual) y mayores premios económicos. Para ello, la ATP establece una tendencia peligrosa y clasista que crea desigualdad entre los jugadores participantes.

Los premios económicos se dividen en tres apartados:

  • Una cantidad fija por participar – el número 1 de cada país ingresará entre 75.000 y 250.000 dólares en función de su puesto en el ranking, mientras el número 2 obtendrá entre 15.000 y 200.000 dólares por este concepto. Los números 3, 4 y 5 percibirán entre 7.500 y 30.000 dólares en función de su ranking individual o de dobles.
  • Victorias individuales – el número 1 de cada país ganará más dinero que el número 2 por cada victoria en todas las rondas. La mayor brecha económica se refleja en la final, donde el número 1 ingresará 290.400 dólares por un triunfo individual frente a los 204.000 dólares del número 2. Ni siquiera las multimillonarias exhibiciones de Oriente Medio diferencian económicamente las victorias de los tenistas en función de su ranking. Una cuestión diferente, y mucho más legítima, es que los tenistas mejor clasificados perciban una cantidad superior por participar en un evento.
  • Victorias colectivas del equipo – todos los jugadores de un país ganan el mismo dinero: entre 9.850 y 48.760 dólares según la ronda.

Un viaje al pasado en el ranking de la ATP

La distribución de puntos de la Copa ATP supone un viaje al pasado, un retroceso al antiguo tenis en el que el ranking del rival determinaba parcialmente los puntos obtenidos por el vencedor de cada partido. Por ejemplo, una victoria individual en la fase de grupos otorgará entre 20 y 75 puntos en función del puesto del rival en el ranking. En la final de la competición, los puntos para el vencedor de un partido individual oscilarán entre 50 y 250 puntos bajo el mismo criterio.

La discrecionalidad llega al punto de que un tenista no clasificado entre los 300 mejores del mundo solo obtendría 85 puntos por derrotar a un jugador del top 10 en la final. Es decir, un jugador modesto en el ámbito internacional sumaría aproximadamente un tercio de los puntos que un tenista de élite.

La Copa ATP ha sido capaz de atraer a Rafael Nadal y Novak Djokovic entre otros, pero utiliza herramientas que se alejan del trato igualitario que tanto cuida en el resto del circuito. Una tendencia peligrosa que no debería expandirse a otros torneos.

Foto: Logo de la Copa ATP.