El césped en las botas de Casillas

El césped en las botas de Iker Casillas

El césped en las botas de Iker Casillas es la viva imagen de una historia personal inacabada. La historia de una leyenda del deporte que esquivó un final abrupto el pasado 1 de mayo. Aquel día Iker se entrenaba con sus compañeros del Oporto cuando sufrió un infarto de miocardio.

La voracidad de algunos medios creó un carrusel de especulaciones sobre la retirada de Iker Casillas cuando el portero todavía se encontraba en el hospital. El Oporto anunció el 15 de julio que Iker formaría parte del staff del equipo esta temporada, aunque esto no significó ni significa que el guardameta renuncie definitivamente a la competición.

Iker Casillas, 6 meses y 3 días después

Esta mañana, a través de su cuenta de Twitter, Iker Casillas ha mostrado sus botas plagadas de briznas de césped con la ilusión de un niño que se inicia en el fútbol. “6 meses y 3 días que estabais en la taquilla…”, ha añadido en el pie de foto.

Con 38 años de edad, un palmarés extraordinario y un infarto de miocardio, Iker Casillas tenía argumentos para guardar sus botas como un objeto de museo y disfrutar de una segunda vida más tranquila. Pero el legendario guardameta del Real Madrid y la selección española se rebela contra los prejuicios y las presunciones.

Iker Casillas lleva a la práctica una vez más el lema con el que se identifica en Twitter: “Y como no sabía que era imposible, lo hizo”. Porque solo los médicos dictaminarán si el portero puede regresar a la competición. Mientras tanto, Casillas se aparta de lo imposible. Y sus botas vuelven a estar manchadas de césped.